Llegamos Derecho y sin escalas

Una de mis pasiones es escribir y si acaso no es una pasión, es algo que se me da con cierta soltura. No busco la novela ni la monografía que me dé la fama y la fortuna, aunque si fuera así ya sabría en qué gastarlo. Pero lejos de pensar en ello, he reflexionado que, usualmente, escribo para alguien más.

En un momento en que las circunstancias me han enseñado que para emprender siempre es importante asociarse pero que para asociarse hace falta acercarse a la lealtad, estoy convencido que los talentos que poseemos bien pueden ser compartidos y considerados para, desde luego y sin un afán mercantilista, se conviertan en una vía para producir, vender, darse a conocer y vivir mejor.

Digamos que este es el primer paso, uno quizá muy pequeño, de Vela y Asociados, grupo de consultores jurídicos que sólo incluye a gente capaz, leal y eficiente que he encontrado en mi camino y que será un placer trabajar con ellos para muchas personas que, por encima de todo, requieren SOLUCIONES, no litigios, no demandas, no denuncias…SOLUCIONES. Esa es la idea con la que nacemos jurídicamente: acortar tiempos, pago justo de honorarios y un trato digno para nuestros clientes.

Pero, al margen de las tareas de índole exclusiva y operacionalmente jurídica, este blog que comenzaré se convierte en un anhelo de escritor que busca, como principal objetivo, acercar el derecho a quienes no tienen una idea precisa de como funciona en el deber ser y de cómo lo vemos en la realidad de nuestro mundo con el rechazado pero necesario ingrediente de la política.

La intención es tomar temas coyunturales que ocurrieron durante la semana anterior y que, por su relevancia, todos queremos poner en la cena familiar, en la cantina, en la cancha llanera de fut o en la comodidad de sus hogares. Estas participaciones semanales a cargo de un servidor y, ocasionalmente, de amigas y amigos inquietos con las palabras, será el espacio perfecto para que en la pelea por los terrenos de los abuelos, saquen dos o tres latinajos que hagan que el tío baquetón lo piense dos veces antes de bardear el terrenito.

Desentrañar las leyes y borrarnos la imagen de aburridos que tenemos los abogados es una decisión y no una obligación, así que, aunque lo sangrón no se me quitará, procuraré aterrizar temas con un fondo normativo que permita discutir con un poquito más de conocimiento lo que pasa en nuestro país y en el mundo.

Ni son clases de derecho ni tengo la verdad absoluta pero no garantizo que quedarán fuera los juicios de valor y las mentadas propias de mi bilis furibunda.

Como dije mi intención es que lean algo que nos permita entender más el enredado mundo de la política y el derecho, un escenario más para intercambio de ideas, un claro vehículo de promoción personal, del despacho y, desde luego, una egoteca donde salga mi nombre, mi foto y que cada vez que mis hijos lo pongan un buscador digan que soy famoso.

Cada semana, los LUNES, me sentaré con seriedad a escribir con el anhelo que su infinita bondad me comparta, me sugiera temas, le entre a la discusión y, sobretodo, me lean. Vámonos “Derecho y sin escalas”. Por favor, ayúdenme a leerlo y compartirlo para cumplir esta meta personal, cuento con ustedes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: