LA CAÍDA DEL SISTEMA…ELÉCTRICO

Uno de los temas más complejos en materia jurídica es lo que tiene que ver con aspectos técnicos que escapan a la “omnisapiencia” del abogado aunque, aún con esos impedimentos, nos atrevemos a opinar sobre esos elementos científicos que no entendemos ni de cerca. Sin embargo, también hay que decir que hasta en esos casos hay actos jurídicos que podemos atacar desde una perspectiva medianamente clara.

El tema de los hidrocarburos y la generación de energía eléctrica fue uno de los aspectos torales de la administración pasada. Eran la punta de lanza de las llamadas reformas estructurales que, según ellos, nos pondrían a la vanguardia de la eficiencia energética pero que, a la postre, serían uno de los aspectos más criticados porque los resultados no fueron inmediatos y también sirvió para develar actos de corrupción y conflicto de intereses de quienes intervenían en estas materias.

Independientemente de ello, la reforma energética que se aprobó después de casi 24 horas de trabajo en el pleno del Congreso de la Unión donde, dicho sea de paso, las múltiples reservas de la oposición fueron canceladas por la mayoría en el Congreso sin mover un ápice de lo que se planteaba aprobar. Ahora, con una visión distinta de la realidad económica y política, el grupo en el poder tira para el otro lado convirtiendo esto en un juego de radicalismos.

EL ÚLTIMO ADIÓS

Dicen los economistas de barrio que no hay que meterle dinero bueno al malo, por lo que no tiene ningún caso tratar de sanear una empresa corrupta y volverla competitiva, máxime cuando eso se pretende hacer casi casi por decreto presidencial. Las ahora llamadas empresas productivas del Estado, PEMEX y la Comisión Federal de Electricidad, han vivido en los últimos años ataques sistemáticos desde dentro para debilitarlas y desaparecerlas, mientras que en el otro extremo, se pretende mantenerlas como espacios de corrupción, discrecionalidad y opacidad que permitan a quienes se encuentran en posiciones de dirección seguirlas ordeñando. Sospechas que se fijan invariablemente porque una está dirigida por un ingeniero agrónomo y la otra por un servidor público que ha sido cuestionado por su corrupción y enriquecimiento ilícito desde hace ¡más de 32 años!

Hace algunas semanas el Presidente de la República envió una iniciativa de reforma a la Cámara de Diputados modificando la Ley de la Industria Eléctrica prácticamente rompiendo el espíritu de la reforma de 2013 para sacar a flote a una CFE que se hunde poco a poco. Como les comenté al inicio, estos temas técnicos son complejos por lo que, a diferencia de otras ocasiones no referiré redacciones de artículos específicas sino que extraeré cuáles considero son los aspectos mas relevantes y su impacto en la materia. Es preciso recordar que esta Reforma ya fue aprobada sin la más mínima modificación por parte la Cámara de Diputados y pasó al Senado para su discusión y eventual aprobación.

LA CADENITA ABIERTA

Inicialmente debemos saber que la cadena de valor de la industria se compone de 4 fases: generación, transmisión, distribución y suministro o comercialización. La generación se refiere a la transformación de cualquier tipo de energía – gas, combustóleo, hidrológica, eólica, solar, etc. – en eléctrica; la transmisión es transportar la energía generada a toda la red del país; la distribución se refiere a enviar la energía que llega a las centrales hacia los usuarios finales – hogares, industria -; y la comercialización implica la compraventa de la electricidad en el mercado mayorista, digamos al mejor postor. Lo que hizo la reforma de 2013 fue abrir dos de estos aspectos a la iniciativa privada: la generación y la comercialización, de tal manera que hubiera más competencia para generar energías más limpias y venderlas al transmisor y distribuidor – o sea CFE porque es el dueño de la red nacional – en precios más bajos que impacten en un menor subsidio y menores costos para los usuarios finales, es decir, nosotros los mortales.

QUE SE FORMEN LAS LIMPIAS

Anteriormente, el orden en que entraban a la red las energías generadas era dado por el Centro Nacional de Control de Energía priorizando aquellas que se produjeran de forma limpia, sin embargo, en la reforma se cambia esa situación para que se priorice la energía generada por la CFE.

Lo malo de esta situación es que se define que primero se dará espacio a la energía generada por las hidroeléctricas de CFE, pero como esta no es suficiente, entran en segundo lugar las otras formas de generación de esta compañía, las cuales se basan en combustibles fósiles altamente contaminantes. Al final entran las centrales particulares de energía eólica y solar, así como las demás formas de los particulares, las cuales son las generadas por gas y vapor. Ello, desde luego elimina cualquier viso de competitividad para favorecer a una empresa anticuada y regresiva.

SIN CERTIFICADO NO HAY INVERSIÓN

Antes había unos Certificados de Energías Limpias, que se otorgaban como distintivos de empresas que, después de 2014, construyeran centrales eólicas o solares para incentivar el cuidado al medio ambiente, sin embargo, la reforma señala que esos Certificados se podrán otorgar a las empresas que construyeran antes de ese año, lo cual permitiría a CFE acapararlos con base en sus centrales hidroeléctricas frenando la competitividad para que nuevos inversores gasten más en energías limpias, ya que sin certificados no hay razón para hacerlo.

Esto implica que los CEL ya no tengan una utilidad práctica porque no se ve al futuro sino al pasado, sin obligar a CFE a invertir en nueva infraestructura, la cual ya ha dicho su Director, no le gusta por la mala imagen que tienen esos enormes ventiladores. Dicho sea de paso, un Senador coahuilense de MORENA, tiene minas de carbón, las cuales han ganado últimamente muchos contratos para el suministro de este mineral a CFE para la producción de energía.

PARA QUÉ SUBASTAS SI HAY CUATES

Otro aspecto que vulnera la competitividad es que con la reforma de 2013, CFE estaba obligada a comprar energía a generadores particulares a través de subastas obligatorias, sin embargo, esas subastas se eliminaron por completo en la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica enviada por el Titular del Ejecutivo, lo cual se traduce en el hecho de que la Comisión podrá adquirir a quien quiera la energía sin que eso garantice mejores precios para el consumidor final.

Uno de los sellos distintivos de la actual administración es la discrecionalidad en la asignación de contratos por la vía directa para, después, darnos cuenta que esos proveedores sin licitación son familiares y amigos de personajes en el gobierno en turno.

LA MUERTE DE A AUTOGENERACIÓN

Antes existía la posibilidad que uno o varios particulares en conjunto generarán su propia energía para autoconsumo dando a CFE el excedente de la energía que no usen, sin embargo, esos permisos pueden revocarse a la luz de la reforma actual o, en todo caso, se prevé que esos permisos no se renueven cuando fenezcan.

Ello, indudablemente, provoca un golpe grave a las empresas inversoras en nuestro país que contaban con esa posibilidad de generar su energía a bajo costo y poder operar sin problema, sobretodo, porque, como ya hemos dicho en otras entregas, un permiso ya entregado no puede ser revocado de la nada por la autoridad derivado de un cambio a la ley, ya que eso vulnera el principio de seguridad jurídica.

LA LEY POR ENCIMA DE LA CONSTITUCIÓN Y LOS TRATADOS. DERECHO DE PERNADA

En conjunto, el cambio de estas condiciones en la ley vulneran los derechos de inversionistas, particularmente de empresas estadounidenses y canadienses que, en el marco del Tratado comercial entre esos dos países y el nuestro, ven debilitada la regulación para la inversión en diversos rubros, además de una vulneración a la situación jurídica inicial de cuando invirtieron, es decir, en términos laxos, no se puede cambiar de un día para otro las reglas porque eso afecta un proyecto económico de inversión de esas empresas.

La inconformidad de las empresas de esos países se puede convertir en un reclamo legal basado en el capítulo de solución de controversias, en donde se encuentra protegido el sector eléctrico, por lo que revocarles un permiso o autorización puede convertirse, a la postre, de una sanción económica multimillonaria para nuestro país.

La reforma legal, además de todo, rebasa por completo lo señalado en la Constitución por lo que, en caso de aprobarse, se presentarán una serie de medios de impugnación que aleguen la inconstitucionalidad de esta Ley paralizando la industria y poniendo en serios problemas a un país que cada vez se ve más débil en el rubro jurídico.

QUE LA PAGUEN LAS Y LOS CIUDADANOS

A final de cuentas, sin importar si la reforma del 2013 fue entreguista, neoliberal y con la intención de debilitar a la empresa de participación estatal, o si la presentada recientemente por el Ejecutivo y aprobada por la Cámara de Diputados, es violatoria de derechos adquiridos, anticonstitucional o propiciadora de más corrupción, lo que las y los ciudadanos quieren es certeza jurídica en sus inversiones a nivel empresarial y, por encima de todo, ver reflejados estos cambios en sus bolsillos sin que, al día de hoy ni esta ni las anteriores administraciones hayan demostrado la bondad de sus cambios.

Por otro lado, resulta indignante que los siniestros ocurridos en plantas de CFE o de PEMEX, sirvan para descalificar al personal y castigarles con la anulación de derechos laborales so pretexto de la ineficacia de esas empresas y, al mismo tiempo, ser usadas como vehículos para justificar las pésimas condiciones de quienes trabajan de forma honesta en esos sectores.

Uno de los aspectos que es risible es la forma en que una iniciativa presidencial sea aprobada sin cambiar ni una coma para rendir pleitesía al hombre que ha acaparado todo el poder. La Cámara de Diputados se ha vuelto en un mal adorno en la última legislatura. De ahí la importancia de los periodos electorales intermedios porque, espero que recuerden que la semana pasada platicábamos de la importancia de no tener un Congreso con mayoría absoluta, a fin de obligar a ese Poder a discutir, dialogar y proponer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: